Tarjeta Sanitaria Europea

Tarjeta Sanitaria EuropeaLa Tarjeta Sanitaria Europea hace referencia a una credencial que le otorga al poseedor de la misma el poder disfrutar de atención médica dentro de los países integrantes de la Unión Europea, Lichtenstein, Suiza, Noruega e Islandia. Siempre y cuando que dicho individuo se encuentre fuera de su país por motivos de negocios, placer o estudios.

Dicho de otro modo, al presentar este documento en una institución de salubridad que no corresponda a tu país de origen, tanto los tratamientos como los medicamentos tendrán el mismo costo que en tu lugar de residencia. Aunque cabe aclarar que dentro de algunos territorios los servicios de salud son totalmente gratuitos.

¿Qué necesito para adquirir mi Tarjeta Sanitaria Europea?

Primeramente, debes encontrarte afiliado a un mecanismo de seguridad social en tu país. De otro modo, tu solicitud será automáticamente rechazada. La vigencia de la credencial dependerá de las autoridades sanitarias locales, ya que al tratarse de varias regiones, se establecen distintos lineamientos.

Por ejemplo, supongamos que vives en España, en este caso el periodo de duración es de dos años. Así que si piensas viajar y tu tarjeta ya tiene mucho tiempo guardada, lo mejor es que contactes a tu proveedor de servicios de salud.

La solicitud de la credencial puede llevarse a cabo de dos formas distintas. El primer método es haciéndolo directamente en el portal oficial de internet perteneciente a la Seguridad Social. Para ello necesitarás forzosamente contar con un certificado digital. Mientras que el segundo mecanismo es de manera personal. En algunas ocasiones esto se hace con el fin de presentar una serie de documentos anexos que faciliten la acreditación del servicio de asistencia médica en el extranjero.

En caso de que tu solicitud haya sido aprobada, la Tarjeta Sanitaria Europea es enviada a tu domicilio en un plazo que no excede los 10 días. Vale la pena señalar que este documento jamás es entregado de forma personal. Por esa razón, te sugerimos que antes de entregar la documentación, revises con detenimiento que la dirección de tu domicilio sea la correcta, pues de lo contrario corres el riesgo de que jamás la recibas.

Una cosa que se debe dejar muy en claro es que esta herramienta de ninguna manera sustituye al seguro de viajero. Es decir, en el supuesto de que el paciente requiera ser trasladado a su país de origen para continuar su tratamiento, el costo del boleto de avión no será cubierto por ésta.

Si llegas a extraviar tu Tarjeta Sanitaria Europea, podrás solicitar una provisional (vía correo electrónico o fax).

Con el propósito de que tengas una mejor idea sobre las ventajas que obtienes al tramitar este documento, hemos decidido mostrarte dos casos distintos.

En Alemania:

- Al momento de acudir al doctor, la persona debe pagar un Praxisgebühr, que es algo similar a un abono válido por un número determinado de consultas durante un periodo de 90 días. De la misma manera, el médico puede otorgarte un “volante” para que vayas a visitar a otro galeno sin costo adicional.

- Tendrás que pagar aproximadamente el 10% del precio de las medicinas.

En Francia:

- Consulta sólo a médicos que se encuentren afiliados al sistema de salud pública.

- Únicamente el costo de ciertos medicamentos es reembolsable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>